Lo Fantástico

Inicio aquí la publicación de algunos apuntes sobre mis estudios del género fantástico, extraídos de mi seminario de Literatura Fantástica realizado virtualmente en Voxnovula, bajo la tutela de Luis Alarcón

1. Un acercamiento a lo Fantástico:

Todorov en su escrito Introducción a la Literatura Fantástica (1981) menciona que:

En un mundo … sin diablos, sílfides, ni vampiros se produce un acontecimiento imposible de explicar por las leyes de ese mismo mundo familiar. El que percibe el acontecimiento debe optar por una de las dos soluciones posibles: o bien se trata de una ilusión de los sentidos, de un producto de imaginación, y las leyes del mundo siguen siendo lo que son, o bien el acontecimiento se produjo realmente, es parte integrante de la realidad, y entonces esta realidad está regida por leyes que desconocemos”.

Tomando esta idea como norte, podría quizás decirse que hacer referencia a lo Fantástico implica traspasar las fronteras de lo que se considera natural o normal, para adentrarse a un espacio donde lo inesperado, lo atípico y lo imaginario  se sucede dentro de la cotidianidad creando  la duda sobre si lo acontecido es real o no.

Ahora bien, existen miles de acontecimientos que en un escrito podrían llamarse poco naturales, pero la manera de presentar la historia, a los personajes que en ella se involucran y la incertidumbre que esto pueda crear en el lector, sería lo que quizás empujaría la idea de estar frente a una narración de índole fantástica. Que los hechos presentados nos convenzan que estamos ante la presencia de algo que va más allá, que no puede explicarse con la lógica sino que pertenece a otro plano que no se puede descifrar.

Sería entonces en este punto donde se podría pensar que entra en juego un rol fundamental en la literatura fantástica, el factor miedo. Puede asegurarse que todo aquello que le es desconocido al ser humano puede causarle cierto grado de temor, dada la interrogante de qué sucedería sí…  que cada uno se plantea frente a algo nuevo, diferente o ignorado. Pero el permitir a esta aprensión entrar en “nuestra zona segura, nuestra zona conocida” y dar así  rienda suelta a la imaginación, como lo plantea Lovecraft (El horror sobrenatural en la literatura -1999/El Aleph), es lo que crearía el nexo del miedo con lo fantástico. Creado este nexo, queda por parte del lector (o espectador según sea el caso) la decisión de dejarse llevar por su imaginación, enfrentarse a lo que sea que ese temor traiga consigo y vivir con el personaje o personajes todo aquello que ha de suceder.

Muestra de esto se observa en el relato La mano del Mono  (W.W. Jacobs) en donde acontecimientos totalmente naturales: la familia reunida, la llegada del visitante y la muestra del objeto raro; forman parte de lo normal. Todo cambia cuando el invitado, Morris, relata la historia sobre su pata de mono; obsérvese que los propios dueños de casa hacen lo mismo que haría cualquier interesado en saber algo nuevo y peculiar, se inclinan hacia el relator a la espera de “algo interesante”.  Una vez conocido el relato, retirado el invitado,  mofado de la historia, y pedido el “deseo” de manera poco seria, entra en acción lo fantástico, la pata se mueve. El lector entra en duda, ¿imaginación de uno de los personajes sugestionado por el relato del amigo o realidad?, de ahí en adelante todos los sucesos, la manera de presentarlos, el ambiente lúgubre, los sentimientos de dolor, entre otros, harán su parte para convencernos y atemorizarnos, tanto a personajes como a lectores, sobre la veracidad de lo acontecido en esta historia en particular.

Se tienen así, diversos factores que ayudan a la definición de lo fantástico, muchos que aún faltan por exponer y explorar para señalar o categorizar  lo que puede o no considerarse literatura fantástica. Lo que sí puede llegar a ser cierto, es la aseveración que el mismo Lovecraft (op.cit) plantea sobre el “sentimiento apropiado” que el relato debe generar, sobre la “atmósfera” y las condiciones que éste en definitiva crea, para que el lector deje de lado lo seguro, lo conocido, y se permita ser seducido por la duda, lo incierto y la interrogante de  ¿será esto posible?

Autora: Profa. Roxana Jiménez

Referencias: 

  • Lovecraft, H.P. (1999). El horror sobrenatural en la literatura. [Disponible en: www.elaleph.com]
  • Todorov, T. (1981). Introducción a la Literatura Fantástica. México D.F: Premia

La pata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s