Identidad

colors_back_02

Imagen: Google

Era demasiado andrógino para mi gusto. Nada en “eso” arrojaba una pista sobre cómo clasificarlo, con una voz monótona, sin curvas, protuberancias o algo que ínfimamente dijera que debía ser tratado como ella o él.

Aunque mi mente necesitaba una definición de género, me divertía molestándolo al ponerle diferentes nombres, horribles todos claro está, pero era una manera de retar a que me llevara la contraria, sin embargo ni una vez se quejó o mostró desagrado. Su visión de la “Ley Absoluta” estaba perfectamente grabada, una discusión por algo tan banal como el nombre seguro no estaba dentro de su repertorio de prioridades.

Algo que sí tenía bien definido: sus tareas. Sucesivas horas de chequeos de data parecían no aburrirle ni cansarle nunca, para todos había sido un alivio cuando esta unidad llegó a la oficina y tomó para sí la muy extenuante carga de revisión de información.  Así el personal humano pudo dedicarse en exclusiva a tareas comunicativas, algo que nos venía perfecto a todos.

Sin embargo esa ambigüedad me había molestado desde un principio, a mí solamente ya que el resto ni había notado, ni le importaba cabe resaltar, el asunto. Pero el por qué me disgustaba, el por qué sentía esa fuerte necesidad de llamar su atención fue un misterio, hasta ese día.

Como de costumbre me gustaba hacer un par de piscinas antes de iniciar la jornada. A la hora en que iba las instalaciones siempre estaban despejadas, nadie en su sano juicio asistía a los espacios deportivos de la empresa a las cinco de la mañana, pero siempre fui un madrugador y esa sensación de “todo el espacio para mí solito” me encantaba.

Ahí estaba yo completamente absorto en mi rutina cuando una rápida onda chocó contra mi, sorprendido me detuve inmediatamente y miré hacia todos lados hasta que la vi saliendo del borde más alejado. Totalmente esbelta con el agua casi acariciando su curvilínea figura, pestañeé varias veces, tal visión no era posible me dije.  Pero sí que lo era, el grabado del logotipo de la compañía a lo largo de su costado izquierdo lo confirmaba. Esa andrógina unidad de revisión de datos era, completa y absolutamente, femenina. Con una inclinación de cabeza me saludó y se alejó contoneando, para mí lo fue, su sintético pero delicioso cuerpo.

Pasadas las horas y aún sin poder recuperarme de la impresión, intenté localizarla, más me fue imposible debido a lo congestionada que estuvo la actividad ese día. Ya al final de la jornada la vi, como siempre vaga en su apariencia, con prisa me acerqué y directamente le pregunté la razón de su marcada diferencia física aquí y en la piscina. Su respuesta no pudo ser más simple:

—Estamos diseñadas para ser austeras y hacer, en nuestros puestos de trabajo, lo que venimos a hacer. Sin embargo en el tiempo libre podemos darnos un poco más de libertad y mostrarnos, a quien nos atrae, tal cual somos.

Al decir esto me miró fijamente y por unos breves segundos su rostro siempre indefinido cambió, mostrando entonces los hermoso y voluptuosos rasgos de una Fembot en todo su esplendor. Dicho esto se dio vuelta y se alejó dejándome totalmente pasmado y con la impresión de que había sido, gratamente, engañado.

AllegraLuna

0955aadf2d9014889cda54507fd845c1

Imagen:Google

Anuncios

Acerca de roxxy/allegraluna

Diseñadora, Profa. de Castellano y Literatura, Comerciante. Amante de los estudios virtuales y la cocina. A veces asocial, respetuosa de la libertad individual, Opend Mind. En ocasiones mis alters se apoderan de mí y empiezan a plasmar sus historias, así al venir las ideas buscan el camino a la luz a través de mi mano. Buenas o malas, así salen y así las plasmo.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Relatos Breves, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Identidad

  1. Gustavo dijo:

    Que buen relato, también me gustan los cyborg y la fusión humano-maquina.

    Le gusta a 1 persona

  2. maganoriega dijo:

    Esta historia está muy interesante. La podemos sentir como una ficción, pero lo cierto es que falta poco para que podamos vivirla como una inspiración real. Me encanta tu blog. Te sigo aunque a veces en el anonimato.

    Le gusta a 1 persona

    • Awww amiga que gusto leerte en mi espacio!! Gracias mil por estar allí y te agradezco tu comentario, y en efecto pocas cosas son ahora una “ficción” en realidad. Cualquier detalle que observes te agradecería me lo señalaras. Apapachosssss.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s