Conejillos de Guerra

Al igual que el experimento más reciente con los ratones, este primer intento de bloquear los canales que llevan el dolor hacia el sistema nervioso había sido exitoso. El procedimiento había transcurrido sin problemas, rápido y ambulatorio. Los primeros reconocimientos para constatar si había o no dolor habían sido satisfactorios. El Dr. Fulker pensaba con orgullo que lo había logrado.

Inicialmente vender la idea al Department of Defense había sido una tarea frustrante, nadie creía verdaderamente que pudieran manipularse los centros nerviosos humanos y los primeros ensayos no habían arrojado pruebas contundentes, –Esos malditos ratones se habían vuelto más temerosos en vez de intrépidos -. Habían pasado dos años, cientos de pruebas y solo ahora lo había logrado: los últimos ratones no habían mostrado el menor ápice de malestar al pasar por el laberinto lleno de afiladas púas, el estímulo de conseguir comida les había hecho solo avanzar al objetivo. Después de mostrar videos, zanjar incontable dudas y hacer proyecciones, conseguir que aprobaran una “muestra humana viva”  fue la tarea más fácil. Le habían cedido un prisionero como objeto de experimentación.

Los siguientes días, las pruebas rutinarias habían demostrado que el sujeto no solo no experimentaba dolor, sino que cualquier sentimiento de miedo se estaba extinguiendo. Cortes suaves, golpes, amenazas con armas, fractura de un dedo; nada parecía inmutar ahora al hombre.   –  Necesitamos hacer una prueba más contundente para demostrar por entero que podemos crear a un ser completamente ajeno a cualquier dolencia –  dijo Fulker a su quipo de trabajo.

Cuando los superiores del DoD recibieron los informes de Fulker, exigieron estar en la última demostración, aunque el Dr. hubiera preferido que no asistieran no podía negarse, esto significaba el éxito o el fracaso de su proyecto.

El día de la prueba mientras el equipo médico cotejaba y controlaba todo, el militar vigilaba y esperaba. Cuando el sujeto fue mostrado a la expectante audiencia un rumor excitado corrió por la sala. Detrás de los gruesos paneles de vidrio la muestra se irguió sin temor alguno ante el lanzallamas, el Dr. Fulker dio la señal y el arma sopló su fulminante aliento. Mientras el  sujeto se quemaba sin emitir el menor alarido y sus partes se derretían y  caían al antes prístino suelo,  los aplausos y felicitaciones del personal no se hicieron esperar.

-Lo ha logrado Fulker, no pensé que lo haría pero, sí, lo ha logrado – dijo el General cuando le dio la mano.

– Podremos proceder al tratamiento de todo su personal en cuanto usted lo disponga – dijo confiado Fulker

-Así lo haremos, primero los soldados, luego el personal administrativo…

-¿Y después?

-¿Después? – Dijo el General blandiendo una fría sonrisa – seguiremos poco a poco con el conglomerado civil joven. Las guerras de petróleo no se ganan sin su debida cuota de daños colaterales estimado Fulker.

– Al final todos son unos simples conejillos de indias

Ahora ambos sonreían

Allegra

Anuncios

Acerca de roxxy/allegraluna

Diseñadora, Profa. de Castellano y Literatura, Comerciante. Amante de los estudios virtuales y la cocina. A veces asocial, respetuosa de la libertad individual, Opend Mind. En ocasiones mis alters se apoderan de mí y empiezan a plasmar sus historias, así al venir las ideas buscan el camino a la luz a través de mi mano. Buenas o malas, así salen y así las plasmo.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conejillos de Guerra

  1. herreiere dijo:

    Si soy un prisionero y un conejillo de indias que no puede sentir dolor ¿Que impide que intente huir?
    No pueden lastimarte
    Pero tus captores todavia pueden sentir dolor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s