La onda

19:55. Nueva Deli. Justo en el instante que la onda electromagnética se desprendía del astro rey, un débil pero creciente flujo estático empezó a recorrer las líneas del Call Center. En el transcurso del día las interferencias habían sido constantes pero llevaderas, sin embargo al pasar las horas  ese lejano murmullo se convirtió en un persistente choque metálico que inhabilitaba la fluidez comunicativa.  La queja había sido levantada desde tempranas horas y el equipo encargado de verificar las conexiones inalámbricas se había puesto en marcha. Indra, Ingeniero Supervisor del centro, se apresuró a coordinar al personal mientras él mismo revisaba el flujo de datos – Es una saturación del sistema… quizás algún desperfecto por mal tiempo – se dijo a sí mismo mientras líneas de archivos pasaban velozmente frente a sus expertos ojos, aún no sospechaba que una de  las más fuertes radiaciones emitidas por el sol venía en camino.

 20:55. Mientras realizaba el chequeo estándar, Indra recibió el primer informe externo: diez de los backbone que operaban en la zona presentaban el mismo problema.

21:05. La primera línea de conexiones wifi,  25 puntos en total, enmudecieron. Indra, desconcertado por la inusual falla llevó sus manos a la cabeza – ¿Qué diablos….?-.  El protocolo de emergencia no se hizo esperar, todo el equipo se apresuró a ello, pero segundos antes de lanzar el operativo otras 25 líneas cayeron y con ellas las señales de comunicación satelital…silencio….

21:06. Los monitores quedaron en blanco mientras que la estación de llamadas enmudecía; los técnicos de todas la áreas, incluido Indra, tecleaban códigos intentando acceder a servidores locales y remotos, pero la desolación en las redes permanecía.

21:07. Indra trató de comunicarse con los otros centros pero fue imposible. La onda había penetrando la atmósfera terrestre.

21:55.  El personal fue convocado a la sala general para tomar las medidas necesarias, Indra siguió realizando operaciones de emergencia, buscando en su base de datos algún scripts, algún algoritmo que pudiera servirle para levantar el sistema. Desde los pasillos empezaron a llegar los rumores, las señales de televisión también estaban caídas así como la telefonía móvil. Estaban incomunicados, desinformados. La onda los había rodeado.

Allegra

Anuncios

Acerca de roxxy/allegraluna

Diseñadora, Profa. de Castellano y Literatura, Comerciante. Amante de los estudios virtuales y la cocina. A veces asocial, respetuosa de la libertad individual, Opend Mind. En ocasiones mis alters se apoderan de mí y empiezan a plasmar sus historias, así al venir las ideas buscan el camino a la luz a través de mi mano. Buenas o malas, así salen y así las plasmo.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La onda

  1. herreiere dijo:

    Es un buen cuento de ciencia ficción.
    La temática de nuestra dependencia de las comunicaciones es interesante.
    Solo una duda:
    ¿El fin de las comunicaciones digitales es apocalíptica o solo incomoda?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s