Fusión

Piel, plástico y metal en una conjunción perfecta, así se sentía todo…

Días antes de la llegada de Siena ya su presencia había sido anunciada, –Tendremos a una Ladycyborg en nuestras instalaciones – ¿Moda o necesidad? No importaba, iba a ser parte del Programa de Protocolo de Integración y la orden era tratar a ese nuevo personal como a una igual.

Primero pensé que había sido diseñada así, introspectiva, capaz de cumplir solamente la labor asignada;  mecánica sobre humanidad. ¡Qué equivocado estaba!  Era tímida, lo supe cuando la vi bajar la vista e iluminarse tenuemente los sensores en su mejilla cuando uno de los chicos contó un chiste atrevido. Cuando me percaté de ello mi interés aumentó, para qué negarlo. Ya conocía a algunas, eran hermosas, sí, pero esa inocencia suya llamó más mi atención.

Intencionalmente empecé a tropezarme con ella, las tardes eran el momento ideal, cuando la mezcla de los colores del atardecer y el inicio del fulgor de las luces alógenas hacían resaltar su lustrosa piel, el mecanismo que se exponía en algunas zonas translucidas, la curvilínea forma de su cuerpo…¡Dios!…me provocaba un calor aún en este clima controlado.

Pasé varias semanas buscando su mirada, me rehuía, lo sabía. ¿Sería solo trabajo su ley de vida? ¡No podía ser! Si me rehuía era porque también sentía algo. Tenía que ser así e iba a averiguarlo.

Me senté a su lado en la reunión del viernes, sentí como se tensaba y empezaban a palpitar más rápido las luces que contorneaban su escote. Yo también me sentía nervioso, no recuerdo que dije solo buscaba sacarle conversación, asentía, decía un sí por lo bajo y más nada. –¡Ay no, esto así no va a servir para nada! – Me regañé internamente.

Segundos antes de terminar la reunión me escabullí de la sala, me miró de reojo sorprendida.  Salí y esperé. Ella saldría casi de último, sabía su rutina. Aún me preguntaba qué iba a ser, podía ser tímida pero la naturaleza de las cyborgs era variable y su fuerza hacia desistir a cualquiera de meterse con ellas. Los ¿y sí? bombardearon mi cabeza mientras el personal abandonaba la sala y se dispersaba; no podía hacerlo, suspiré defraudado por mi cobardía. La vi salir de última como siempre, pero en vez de avanzar y perderse fugazmente, se quedó ahí parada, buscando algo, buscándome.

Avancé sin pensarlo, la empujé dentro de la sala, cerré tras de mí y me lancé a besarla. Cuando sus fuertes brazos me rodearon y mi cuerpo se pego a la fría superficie de su piel, todo lo demás quedó relegado, perdido. Mientras el mar de luces que emanaba nos rodeaba, mientras nos devorábamos en ese primer beso nos convertimos en una deliciosa mezcla de piel, plástico y metal, una conjunción perfecta, así se sentía todo…

Luna

Anuncios

Acerca de roxxy/allegraluna

Diseñadora, Profa. de Castellano y Literatura, Comerciante. Amante de los estudios virtuales y la cocina. A veces asocial, respetuosa de la libertad individual, Opend Mind. En ocasiones mis alters se apoderan de mí y empiezan a plasmar sus historias, así al venir las ideas buscan el camino a la luz a través de mi mano. Buenas o malas, así salen y así las plasmo.
Esta entrada fue publicada en Erótico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s